El momento

Abro la puerta del local y aparece una clienta que no venía hace rato. Me di cuenta porque su hija había crecido y ya tenía el pelo largo. Tenía una reserva para 6 personas. Le señalo la mesa y me pregunta: ¿seguís cantando?  Ya no canto, le respondí. Ya no canto, pensé. ¿Por qué? Porque en el restaurante estoy para otra cosa, no puedo disfrutar de cantar, porque tengo que procurar que la comida salga bien, que la gente esté bien atendida, que todo esté ordenado.
Después de sentar a Mariana y a toda su familia, sentí que su pregunta seguía latente en mí. Que debía recuperar la música en mí. Tenía que encontrar el momento para hacerlo.
Y transcurrió la noche. Y muchas parejas de todas las edades, compartieron su momento en nuestra casa. Y pensé, hay gente que elige ese lugar para satisfacer una necesidad tan básica como es el alimento, y otra, que lo hace para celebrar una ocasión, para compartir algo especial. Y la noche seguía avanzando. Y la mesa 13 se ocupaba una vez y otra vez.
Sonó el timbre como tantas veces en la noche. Una pareja compuesta por un chico y una chica. Él, era el que había llamado preguntando nuestro horario de atención y si el descorche seguía vigente. Lo supe porque cargaba una bolsa de papel madera. Los senté en la mesa 13, que es de 4, aunque eran 2. Porque esa mesa es especial. Porque algo me decía que él quería agasajarla a ella, y yo, quería que ambos estuvieran cómodos. Se sentaron uno al lado del otro. Se tomaron su tiempo para hacer el pedido. Tomaron su vino. Después de comer una entrada y dos platos, esperaron un rato para pedir el postre. Finalmente, ordenaron el postre de la casa y una trago. Y llegó el momento. Él sacó un sobre de una bolsa y se lo dio. Ella lo abrió, miró el contenido, y lloró emocionada. Y yo me emocioné con ella. Se abrazaron y se besaron con ternura. Nunca supe el contenido de aquel sobre misterioso. Me llevo la felicidad de la chica. Guardo ese momento que ocurrió en el Cuchi, donde cocinamos, preparamos tragos y estamos al servicio de quien nos toca el timbre. Pero lo más importante, compartimos pedacitos de vida de muchas personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s