El deseo

El que no desea, está muerto. El que no ama, está muerto. Creo en la teoría etimológica de la palabra a-mor como negación de la muerte. Amar es aferrarse a la vida y vivirla con la mayor intensidad de la que somos capaces. Soñar, idear, imaginarnos en aquellos lugares que creamos con el poder de nuestra mente.

“Quiero escribir”, le dije a mi terapeuta en la última sesión. “Quiero escribir, pero cuando empiezo a engolosinarme con un futuro en las letras, me asecha el temor de no ser lo suficientemente buena, o interesante, o digna de ser leída”.

“Escribí,Charito, escribí hasta que las manos no puedan más. Hasta el cansancio, hasta que no puedas vivir sin dejar de hacerlo”, me dijo luego de escuchar mi discurso teñido de temores que iban perdiendo peso a medida que los analizábamos.

Escribir es mi deseo, mi pasión, la vida que fluye como sangre por mi cuerpo y se transforma en palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s