Todo es posible

Todo es posible. Es posible en este espacio infinito en el que podemos decir todo lo que no nos atrevemos en la realidad, podemos ser otros, fantasear, imaginar, jugar, escarbar en la mente. Traer imágenes, hacerlas palpables, mostrarlas al mundo.

Y es en este espacio en el que me siento yo. Sin restricciones, sin ataduras, sin convenciones, sin imposibles, sin miedo al ridículo. No se qué es el temor al ridículo, hace rato que lo perdí.

Solo estamos el espacio en blanco y yo, con un propósito común. Expresarnos en la inmensidad, llegar lo más lejos que podamos. Porque no tenemos límites. Somos libres para volar, soñar y crear.

Carola

¿Y si todavía?

¿Y si despierto un día, si despierto un día y ya no te recuerdo? ¿Cómo sería? ¿Sería natural que eso pasara? ¿Y si no quiero olvidarte? ¿Y si no puedo olvidarte? ¿Pero y si te olvido?

¿Y si todavía estoy aferrada a vos como en el primer día de escuela  te abrazás a tu mamá para que no te deje con esos desconocidos que vienen a enseñarte cosas que no sabés? ¿Y si todavía estoy aferrada a vos porque no quiero que todas esas primeras veces se vuelvan borrosas?

¿Y si mejor dejo que el tiempo pase y que sea lo que tenga que ser? ¿Cómo dejo pasar el tiempo? Cuento los días, algo que nunca hice. Contar los días en mi calendario mental, y cuantos más pasen, la distancia será mayor, y supongo que todo se convertirá en recuerdos.

Me asusta pensar en que todo se volverá parte del pasado y que solo podré mirar el cuadro desde afuera. El sillón, tus besos; el piano, tus canciones; la cama, tus caricias; el primero, vos.

Imagen