La tregua

Decido. Decido proponerte una tregua. Bajás tu escudo, suelto mi espada. Estamos desnudos de armas, mientras hablan nuestras almas. Somos guerreros en busca de paz. Dejamos atrás el ardor de las llagas que quemaban por dentro. Dejamos atrás el dolor de las dagas que atravesaron nuestro pecho.

Decido. Decido proponerte una tregua. Porque hay una luz  intermitente, una señal de que estamos donde debemos estar. Y lo queremos, lo deseamos, lo sentimos en cada parte de nuestro cuerpo. Somos guerreros en busca de paz. Derribamos las paredes que erigían nuestros muros. Libres ya de toda defensa, nos entregamos al destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s