Al trote

Estos días viví emociones intensas. De esas que te llevan a la lágrima fácil. Esas que te cierran un poco la garganta haciendo que la saliva se atore en su habitual trayecto. Esas que hacen que el corazón pegue saltitos. Emociones que me llevan a pensar en los pasos que damos y en las personas que nos acompañan en esos momentos. Emociones que se hacen carne en el cuerpo y que a veces no puedo describir con palabras.

Sí, eso es estar vivo. Eso es sentir y darte cuenta de que la existencia bien vivida son esas vivencias que te movilizan, y que al mirar hacia atrás en la película de tu vida, te das cuenta de que algo aprendiste y aprehendiste.

Empezás a caminar lento, acelerás el paso y sin darte cuenta estás trotando. Sorteás pequeños obstáculos y mientras lo hacés, te vas acostumbrando al ritmo. Y te percatás de que podés dar un poco más. Vas a mayor velocidad. No te das cuenta y pisás mal. Trastabillás, pero no te caés. A pesar del pequeño dolor, sonreís y pensás: vale la pena haberlo intentado.

By Dotada de Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s