Embriagada por Corrientes

El viernes salí del trabajo y luego de soltar el teléfono tras una larga charla con mi amiga, me percaté de que había alterado mi recorrido habitual al subte que me lleva a mi hogar.
Fue la calle Corrientes que me sedujo para que la caminara con la mirada de un turista que la recorre por primera vez. La humedad mezclada con noche la volvió tan atractiva que no pude resistirme.
No había cansancio que pudiera contra la inercia de mis pies y el asombro que me producía verla sin el alboroto matutino de los transeúntes apurados.
Contemplar sus edificios antiguos, clásicas cafeterías, grandes teatros de Buenos Aires y el crisol de nacionalidades y personajes que se deslizaban por sus veredas se volvió una experiencia energizante.

Pateando desde el barrio San Nicolás, Corrientes y 25 de Mayo, hasta el Abasto.
In the street of blinding lights.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s